Para los analistas privados la inflación de enero fue de 2,5%, apenas una décima por debajo del registro de 2,6% de diciembre pasado. 

Así se vienen cumpliendo las expectativas de que el índice de precios se ubique en el primer trimestre del año entre el 2 y el 3% mensual.

Para las consultoras EcoGo, CyT y Elypsis, la inflación de enero fue del 2,5%, según publicó el diario Clarín. Esta desaceleración de la inflación -que entre junio y noviembre estuvo por encima del 3%- está apuntalada por alimentos y, fundamentalmente, por la estabilidad del dólar. También jugó a favor la baja en el precio de los combustibles, que llegó al 3,2% en el caso de YPF.

La inflación de enero estuvo marcada por la desaceleración en la suba de precios de los alimentos. Esto no significa que los alimentos se hayan abaratado, sino que están aumentando menos que en la última parte de 2018. En rigor, la desaceleración de los alimentos arrancó en diciembre. Ese mes, la inflación fue de 2,6% y el rubro Alimentos se incrementó 1,7%. Aquella fue la menor suba en este rubro desde abril pasado. A partir de junio -cuando arranca la escalada inflacionaria- y hasta noviembre incluido, Alimentos siempre aumentó por encima del índice general.

Desde la consultora EcoGo indicaron que “si bien todavía queda una semana por relevar, la inflación que medimos se ubica en torno a 2,5%, fuertemente afectada por los rubros esparcimiento y transporte”. En el primer caso hay un componente estacional, que incluye las subas de pasajes y de hoteles durante enero a raíz de las vacaciones. En el segundo, lo que pegó fue el nuevo cuadro tarifario, con alzas en torno al 15%.

El cálculo de Elypsis coincide con el 2,5% para el primer mes del año, “sin subas importantes en alimentos”. La medición del INDEC se conocerá el 15 de febrero.

En el caso de CyT el cálculo también es de 2,5%. “Lo más relevante fue la desaceleración de alimentos”, dijo María Castiglioni, directora de la consultora. “Se mantiene la tendencia que ya habíamos visto en diciembre. En Transporte hay algún efecto de la suba de las tarifas, aunque la baja en el precio de los combustibles hizo que no fuera tan importante el salto”.

“Para los primeros meses del año esperamos una inflación de entre 2 y 3%, más cercana al 2,5%. Los aumentos tarifarios van a impactar hasta abril. Para todo el año estamos estimando una inflación de 28%, que va a depender de lo que ocurra con el dólar y con las expectativas ante las elecciones”, señaló Castiglioni. Para EcoGo, la proyección de inflación es de 33%.