Asñi lo expresó el presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Carlos Achetoni, a través de un comunicado.

El titular de FAA afirmó que los incrementos en los costos de producción, la caída en los precios de los productos y la dificultad de acceder a financiamiento por las elevadas tasas de interés hicieron para el sector que el 2018 resultara un año “muy complejo”.

“El 2018 fue muy complejo. En las economías regionales hubo bastante buena producción, pero con muy malos precios, por lo que se produjo un desfinanciamiento”, remarcó Achetoni en un comunicado.

El dirigente indicó que “sumado a la falta de competitividad por el precio del dólar, hizo que no se pudiera exportar como se debía”, y advirtió que “hubo una suerte de inundación de productos de otros países que compitieron con lo que producíamos nosotros”.

“Eso deterioró a las economías regionales, pero también a la actividad lechera y la porcina”, sostuvo Achetoni, quien añadió que “a mediados de año nos encontramos con una paridad que cambió un poco la situación y generó competitividad, pero llegó cuando los productores ya habíamos malvendido”.

Afirmó que “hubo un incremento muy grande de los costos de producción”, y puntualizó que “las fuentes de financiamiento resultaron totalmente inaccesibles para los productores más chicos, producto de una tasa de interés muy alta”.

Destacó que “la retracción del consumo por la pérdida de poder adquisitivo hizo que los precios fuesen más bajos que los del año pasado en muchos casos y los costos en todos los casos superaron ampliamente a la inflación”.

Señaló que “los funcionarios del Gobierno reiteran que esperan que el sector pueda generar el 60% de los ingresos del país”, pero subrayó que “para que eso suceda deben generarse las condiciones adecuadas, a través de políticas dispuestas por el Poder Ejecutivo y por el Congreso”.

Indicó que “hay que generar herramientas de financiamiento adecuadas para el sector productivo; revisar las cadenas para lograr una equidad en la renta, garantizando la posibilidad de rentabilidad del sector productivo”.

Remarcó que “los productores seguimos pidiendo políticas públicas específicas y adecuadas que puedan dar respuesta a nuestras necesidades”, y añadió que “también un Estado virtuoso, capaz de equilibrar las inequidades del mercado, en especial para los actores más pequeños: tanto los productores como los consumidores”.

“Hay que generar las condiciones para poder producir, en un contexto desfavorable en el que seguimos cobrando precios similares a los del año pasado, pero afrontamos costos de insumos dolarizados un 100% más altos, con casi un 40% de inflación”, concluyó.