Se levantó más del 90% de las 6,1 millones de hectáreas implantadas.

La cosecha de trigo ingresó en su etapa final al levantarse más del 90% de las 6,1 millones de hectáreas implantadas con el cereal de invierno, según un relevamiento de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA).

Los trabajos de recolección se concentraron sobre el sur de Buenos Aires y La Pampa, donde los rendimientos obtenidos se posicionaron sobre lo esperado y ubicaron el promedio de rinde a nivel nacional en 30,4 quintales por hectárea (qq/ha).

De esta manera, ya se recolectaron 16,8 millones de toneladas de las 19 millones estimadas por la entidad.

Hay una regla agronómica que es prácticamente invariable: la calidad de los cultivos crece a medida que los rindes caen. O expresado de un modo matemático: los niveles de proteína aumentan de modo inversamente proporcional a los quintales por hectárea.

Soja

Las lluvias de esta semana demoraron los trabajos de siembra de la soja, aunque desde la entidad bursátil estimaron que durante la semana se lograron implantar un millón de hectáreas, por lo que el progreso nacional alcanzó las 16 millones de hectáreas, quedando por incorporar casi dos millones para alcanzar las 17,9 millones de hectáreas estipuladas.

“Pese a registrarse pérdidas de lotes por fuertes tormentas, granizo y abundantes precipitaciones, el escenario climático continúa siendo favorable en extensas regiones de elevado peso productivo”, indicó la Bolsa porteña.

El informe señala que la mayor parte de la superficie implantada con soja transita etapas vegetativas con buenas condiciones y una adecuada a óptima oferta hídrica.