Así lo remarca un informe de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA). Se trata del 60,6%, y se debe sobretodo a la actualización de las tasas viales municipales y los inmobiliarios rurales.

Según el informe, cada $100 que genera una hectárea agrícola luego de deducir los gastos, $60,6 se lo llevan las distintas administraciones: nacional, provincial y municipal. Respecto a la medición anterior, desde FADA indicaron que se registró un leve aumento de 0,1 puntos porcentuales.

Si se analizan los distintos cultivos, los números a nivel nacional marcan que la participación en soja es del 65,8%, maíz 52,3%, trigo 53,5% y girasol 67,8%. Mientras el índice FADA nacional es de 60,6%, Córdoba registra un 59,3%; Buenos Aires, 63,2%; Santa Fe, 60,4%; La Pampa, 62,2% y San Luis, 58,1%.

Con respecto a diciembre, se observan caídas en los precios disponibles en dólares de soja y maíz. La soja cayó un 5% y el maíz un 6%; el trigo tuvo un incremento de 3% y el girasol de 1%.

David Miazzo, economista Jefe de FADA explicó que “en la medición de marzo 2019 los posibles causantes del alza fueron la caída de los precios de soja y maíz, la actualización de los impuestos como tasas viales municipales y los tributos inmobiliarios rurales provinciales junto con la suba de los costos”.

“Esos componentes parecían indicar que el indicador iba a subir, sin embargo, la esperada cosecha récord y el movimiento en el tipo de cambio impulsaron a que baje”, agregó el especialista. “La caída de precios reduce la rentabilidad y ante una torta más chica, la participación del Estado crece en términos relativos”, sostuvo el economista.

La actualización de las tasas viales municipales y los inmobiliarios rurales provinciales generaron un efecto de incremento del indicador en marzo; durante 2018 se había licuado producto de la devaluación; la medición de FADA es trimestral.

En todas las provincias analizadas se paga impuesto inmobiliario rural; Buenos Aires, La Pampa y San Luis abonan Ingresos Brutos; en Córdoba y Santa Fe la actividad está exenta.

Buenos Aires y Santa Fe tienen tasas municipales, mientras que La Pampa tiene las guías cerealeras; San Luis y La Pampa tienen impuestos al estilo de aduanas internas.

Los costos de labores se han incrementado cerca de un 36% en pesos con respecto a diciembre. Al analizar la estructura de costos, según la moneda en la que se expresan, se puede identificar que un 57% de los costos de una hectárea de soja están dolarizados.