Comenzó el otoño y el Instituto de Clima y Agua del INTA Castelar realizó sus estimaciones.

Ayer a las 19 se produjo el equinoccio que marca el comienzo oficial del otoño. Además de las cuestiones astronómicas, las estimaciones meteorológicas también lo confirman, de la mano de una irrupción de aire frío con vientos moderados a fuertes en la Patagonia que producirá un marcado descenso de las temperaturas en todo el país.

De acuerdo con el informe del Instituto de Clima y Agua del INTA Castelar, “para el jueves 21, estiman la presencia de nubosidad variable y vientos fuertes del sector oeste con descenso de las temperaturas y hacia el viernes 22 nubosidad en aumento sobre el centro y sur de la región con probabilidad de algunas precipitaciones sobre el sur de Santa Cruz y Tierra del Fuego”.

“Durante el fin de semana, se espera otro pulso de aire frío sobre la región acompañado por vientos fuertes del sector sudoeste, descenso de las temperaturas y buena insolación para el centro y norte de la Patagonia; sobre el extremo sur se registrarían lluvias y lloviznas aisladas”, detalló el informe.

En cuanto a las precipitaciones, el documento aseguró que no se prevén precipitaciones significativas sobre la mayor parte del centro y norte del territorio para lo que resta de la semana y, posiblemente, para lo que resta del mes.

Asimismo, el pronóstico a mediano plazo prevé que las lluvias más destacadas se concentrarían en el norte del país, con acumulados en el rango de 35 a 80 milímetros, como máximo, en las provincias de Formosa, Misiones, Chaco, Corrientes y áreas del NOA y Cuyo.

En cuanto a las anomalías, seguiría la persistencia de lluvias escasas en la mayor parte del territorio, a excepción de los lugares antes mencionados y zonas sur, centro y noreste de la Patagonia.

De darse las lluvias tal como se pronostican, con tendencia deficitaria en las próximas dos semanas, el escenario será mayormente favorable para las regiones que están finalizando los cultivos de verano. La única excepción a esto es la soja de segunda, para la cual, algún nuevo aporte de agua podría ser todavía beneficioso en su ciclo.