Eliminarán las trabas existentes. Los productores argentinos se someterán a precios mínimos y cupos exportables. 

La Unión Europea decidió reabrir el mercado para el biodiésel argentino, tras aceptar un acuerdo de precios mínimos y cupos de exportación. A cambio, el Viejo Continente aplicará aranceles reducidos a los envíos locales, por considerar que los productos nacionales todavía son subsidiados por el Gobierno.
Según se resolvió este miércoles en Bruselas, la mayoría de los países de la Unión Europea aceptaron la eliminación de las trabas que frenaban el intercambio comercial. Las exportaciones de biodiesel a Europa permanecen paralizadas, ya que la Comisión Europea abrió una investigación por dumping y subsidios en la industria nacional. Esa medida provocó que la Argentina sufriera la aplicación de aranceles aduaneros del orden del 30%.
El bloque impuso derechos antidumping en 2013, pero luego tuvo que eliminar la mayoría de estos en marzo de 2018, luego de impugnaciones exitosas en la Organización Mundial de Comercio y el Tribunal de Justicia Europeo. En agosto de 2018 las exportaciones se volvieron a paralizar y Europa amenazó con restaurar los aranceles previstos de entre 25% y 33,4%.

“La industria argentina celebra la aprobación del acuerdo porque es la única forma de lograr volver a exportar a la Unión Europea,” expresó Luis Zubizarreta, presidente de CARBIO.

“Hemos trabajado durante varios meses para arribar a un acuerdo mutuamente beneficioso. Y  reconocemos el apoyo y el esfuerzo de la Cancillería argentina para alcanzar este acuerdo,” añadió el titular de CARBIO.

La nueva situación

Por una gestión de Cancillería y la Cámara Argentina de Biocombustibles, ahora se fijaron aranceles reducidos de 6,5%, precios mínimos competitivos el biodiesel europeo y un tope a las cantidades exportables: de los niveles últimos no pueden superar una tasa de crecimiento del 2% al año durante los próximos cinco años. En la Carbio estiman que rondará entre u$s 900 y u$s 1.000 millones, equivalentes a un millón de toneladas.

Zubizarreta, explicó que si bien “existe un arancel (6,5%), lo que este acuerdo hace es aceptar que a la Argentina no le apliquen las sanciones siempre y cuando se mantenga dentro del acuerdo alcanzado”.

La letra chica establece “no vender por debajo de determinado nivel de precios y con limitaciones en el volumen”.

“Es un acuerdo razonable e importante, más si se tiene en cuenta la importante cosecha de soja que se estima que vamos a tener, por lo que tener este mercado abierto para el biodiésel se vuelve necesario”, agregó Zubizarreta.

Se espera que en los próximos días la decisión de la Comisión Europea sea publicada en el Boletín Oficial de la UE para su entrada en vigencia.