La Secretaría de Agroindustria convocó para el próximo jueves a la Comisión Nacional de Emergencias y Desastres Agropecuarios (Cneyda) para tratar “la situación de las provincias afectadas por las inundaciones”.

La situación en los distritos en algunos casos es desesperante y puso en alerta a productores agropecuarios. De acuerdo a estimaciones de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria Limitada (CONINAGRO), las fuertes lluvias que castigaron a las provincias del centro y norte del país podrían generar pérdidas en el sector de hasta u$s 2.000 millones.

Según la entidad agropecuaria, si se toma el 13,8% de superficie afectada que reveló la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, unas 2,4 millones de hectáreas, equivalentes a 6,5 millones de toneladas, quedaron bajo el agua sin utilidad.

Por lo pronto, la Secretaría de Agroindustria informó que “la Cneyda tratará en particular el decreto de la provincia de Santa Fe y analizará la situación general de las restantes provincias afectadas”.

El secretario de Agricultura Familiar, Coordinación y Desarrollo Territorial, Santiago Hardie, área que coordina la Comisión sostuvo que “vamos a estar cerca de los productores y aceleraremos los tiempos para la homologación de las emergencias que decreten las provincias”.

Vale recordar que la semana pasada el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Gobierno sellaron un préstamo para amortiguar el impacto económico que puedan ocasionar posibles de desastres naturales en el país.

El empréstito se activará en caso de inundaciones y terremotos severos que puedan afectar las cuentas públicas. El financiamiento por u$s 300 millones del BID tendría un plazo de 25 años con un período de gracia de 5,5 años y una tasa de interés basada en LIBOR.