Esta madrugada principales zonas productivas del país fueron epicentro entre el jueves y ayer de un fuerte temporal, con precipitaciones que impactaron en el centro y oeste de la provincia de Buenos y el sur de Córdoba y Santa Fe.

Esta semana por las malas condiciones climáticas tanto la Bolsa de Comercio de Rosario como la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, recortaron sus estimaciones de producción de trigo. Por otro lado, hay retrasos en la siembra de maíz y soja.

En el territorio bonaerense, el dato más destacado es lo que sucedió el jueves pasado en Pehuajó, donde cayeron 120 milímetros en una hora y media. Una situación que generó preocupación en los productores de trigo por la imposibilidad de ingresar con equipos para avanzar con la cosecha en campos donde en algunos casos hay hasta diez centímetros de agua en superficie.

Lucas Semper, presidente de la Sociedad Rural de Pehuajó, explicó a Infobae que “este viernes el sol está firme y hay algo de viento, pero el jueves llovió de manera extraordinaria hasta 120 milímetros en un período de una hora veinte minutos cuando estamos por largar la cosecha de trigo en la zona. Ahora enfrentamos la falta de piso para ingresar con las cosechadoras y vemos como todo se retrasa”.

La diferencia en el agua caída provocó que en toda la zona centro oeste de la provincia de Buenos Aires se vivieran diferentes sensaciones respecto a las lluvias registradas. Por ejemplo, en la ciudad de Pehuajó cayeron hasta 140 milímetros, mientras que en el Partido se registraron precipitaciones de entre 90 y 150 milímetros. Hecho que llevará a que los campos más bajos estén anegados por un buen tiempo. Sin embargo, en Trenque Lauquen, la situación era otra, a partir de haberse registrado lluvias de hasta 70 milímetros.

Según expresó Eugenio Irazuegui, Research de la firma Enrique Zeni, “las zonas más afectadas por las lluvias fueron Pehuajó, Baradero y también Chivilcoy. Allí está complicada la trilla de trigo en estas regiones. No así en campos del sur de Santa Fe o bien en el sur cordobés, donde la cosecha de este cereal está casi finalizada y solo se registran lotes puntuales”.