Así lo indicó el presidente del Banco Central, Guido Sandleris.“La inflación en octubre será alta”, admitió en conferencia de prensa.

“En noviembre y diciembre va a ir bajando”, señaló sobre la inflación el titular de la entidad monetaria. Para el funcionario “la inflación de septiembre, la depreciación de la moneda y la caída de la actividad que se profundizó a partir de la inestabilidad de las variables financieras, constituyen el desafío que enfrentamos”.

En su presentación explicó que se llegó a esta difícil situación por lo siguiente: primero, la herencia, años de políticas económicas desacertadas; segundo, el shock por la sequía y la volatilidad en mercados financieros internacionales y suba de las tasas, y tercero: errores propios, al subestimar la corrección de los desequilibrios recibidos y la situación internacional”.

Lo anterior, señaló Sandleris llevo al Gobierno a “modificar el Plan Monetario y abandonar el esquema de metas de inflación y adoptar un esquema más simple y contundente, para asegurar la posibilidad re anclar las variables financieras”.

Cabe recordar que hace unas tres semanas el Gobierno negoció un nuevo acuerdo con el FMI dejando en el pasado el esquema de metas de inflación. Ahora, y como lo enfatizó Sandleris, “el elemento central es el crecimiento cero de la base monetaria”.

En la conferencia Sandleris sostuvo que los elevados índices inflacionarios demuestran “la magnitud de los desafíos que enfrentamos” y reconoció que “los últimos meses fueron muy duros para los argentinos”.

La inflación parece aún lejos de ser doblegada y los precios mayoristas que casi duplicaron el 6,5% de septiembre así lo muestran pero existe conceso entre los economistas que la fuerte recesión está siendo una barrera natural para morigerar el traspaso a precios.